Saltar al contenido
Expandiendo horizontes

Emociones antes de viajar, expandiendo horizontes hacia dentro

El Kybalion afirma que “como es adentro, es afuera”. Al expandir horizontes, se abre en nuestro interior un mundo nuevo. En este post hablaremos sobre las emociones antes de viajar y cómo lidiar con ellas.

La preparación: Las emociones antes de viajar y cómo lidiar con ellas

Emociones antes de viajar 1
Respuestas a la historia de instagram @juanmapieski

Como sabrán muchas personas, llevo desde septiembre lejos de mi lugar de residencia. Todo empezó con una gira por La Palma, Tenerife y Gran Canaria y ahora me he desplazado al otro lado del charco (escribo esto desde Tijuana, tras haber visitado Las Vegas y recorrido parte de California en bicicleta).

La aventura no solo ha sucedido en el exterior, sino que ha cruzado las fronteras de la piel y de la experiencia.

Además, me he ayudado de Facebook e Instagram para hacerlo lo más cercano posible a ustedes

  • Nerviosismo antes de viajar

Emociones antes de viajar: nerviosismo
Nerviosismo, felicidad y nostalgia

Dos interacciones en Instagram indican nerviosismo como la emoción que precede un viaje. Es una de las emociones antes de viajar por excelencia.  Pero, ¿qué es, de dónde viene esta emoción y qué podemos hacer con ella?

Podemos definir el nerviosismo, de acuerdo con la Real Academia Española, como un “estado pasajero de excitación nerviosa“. Lo que vendría siendo un estado donde prevalecen cierta inquietud o falta de tranquilidad. Normalmente sentimos nerviosismo ante un cambio. Se trata un sistema de defensa natural: el propio cerebro, buscando el ahorro energético mediante la resistencia.

Si sumamos la incertidumbre de si llevamos todo lo necesario en la maleta el nivel de nerviosismo se puede hacer insoportable. Imagínate si, además, te da miedo volar. Esta emoción merece un artículo completo, pero paso a decirles lo que a mí me sirve.

¿Qué hacer con el nerviosismo?

  • Preparar con tiempo el viaje.

Ya sean documentos especiales, vacunas o maletas, conviene prepararse para viajar con tranquilidad. Lo que hago es tomar notas un tiempo antes del viaje. Puedes confeccionar una lista inicial de las cosas que necesitarás e ir eliminando y añadiendo cosas a medida que se acerca el viaje.

El tema del alojamiento me preocupa menos, pues me gusta ser flexible, y lo que busco son lugares para cobijarme entre distintas opciones. Puedes optar por la aplicación para viajeros Couchsurfing (mi opción favorita). Para las emergencias ya suelo tirar de Airbnb.  Además puedes optar a un descuento de hasta 23€ con Airbnb en tu primer viaje si entras en este enlace. También reivindico el vagabundeo en según los lugares y las fechas que visites.

  • Imaginar que ya estás viajando.

Dedica unos minutos a visualizar cómo será el viaje. Utilizando solo la información que adquieras y la mera imaginación, sentirás la posibilidad de viajar con tranquilidad. Al fin y al cabo, ya hemos estado ahí, así sea mentalmente.

Sobre esto publicaré algún día un video sobre algo que me funciona y lo colgaré en este mismo post. Aprovecho para invitarte a suscribirte a mi canal de Youtube para enterarte de las novedades, ya que al estar viajando no tengo la oportunidad de actualizar en días concretos.

  • Saber que todo está bien.

Posiblemente tendrás la suerte de ser una persona con ciertos recursos para viajar y en caso de no tenerlos almenos tendrás familia que te apoye. Si no es tu caso, además puedo asegurarte de que si vas con una actitud segura te encontrarás todos los recursos y personas que precises por el camino. No te faltará nada.

Si no hay familia, la solidaridad abunda más de lo que puede pensarse. Ahora, la mejor parte: ni siquiera necesitas solidaridad. Solamente desapegarte hará que sientas el viaje una gran aventura.

Es bueno quitarse el miedo a “depender”. A mí me sirve saber que hay interdependencia.

  • Incertidumbre:

Emociones antes de viajar: incertidumbre
incertidumbre y melancolía

La incertidumbre es un sentimiento inevitable: por más que te hayas preparado, vas a embarcarte en una nueva aventura llena de experiencias dispuestas a sorprenderte. Esto se da para bien y para mal. Por un lado, es la incertidumbre y la disposición de vivir la novedad uno de los mejores motores para coger con fuerza y ganas respecto al siguiente paso.

Sin embargo, en ciertas dosis excesivas puede suponer el nerviosismo del que hablábamos en el anterior punto. Como bien decía en dicho punto, a mejor preparación menos incertidumbre. A menos incertidumbre, menos estrés.

Aunque debo decir algo de lo que me he dado cuenta: si bien reducir el estrés hace que la experiencia se disfrute con alegría, este a veces nos sorprende a última hora y es un regalo porque nos hace resilientes. En momentos difíciles sacamos la fuerza de donde ni siquiera sospechábamos poder tener tanta energía.

Respecto a la adrenalina que se nombra en los comentarios, esto sería el neurotransmisor activado para preparar al cuerpo a reaccionar a cualquier novedad de riesgo durante el viaje.

  • Impaciencia:

Si el viaje va a tardar en llegar, lo más normal es sentir algo parecido a una fuerza que sale del pecho y te proyecta hacia ese lugar al que quieres llegar ya. Con la impaciencia se puede hacer lo siguiente: visualiza que ya estás viajando. Lo sé, ya lo comentaba antes. Pero aquí el truco es motivarte con esa visualización hasta que no sea para tanto. Total, ya estarás allá, pero mientras tanto hay que soltarlo.

Recomiendo mucho hacer cosas que disfrutes en lo que esperas para volar.

También es esencial potenciar la meditación para conectarte en el presente. Cultiva la presencia y no solo disfrutarás más la espera: también el viaje. Ahora bien, por más que hagas esto que te comento, la impaciencia seguirá siendo una realidad en más de una ocasión.

Aceptémoslo: somos humanos, demasiado humanos.

Podemos conectar e interactuar también por medio de herramientas como instagram.

¡Gracias por tu apoyo!

¿Cuáles son tus emociones antes de viajar más fuertes?

¿Qué haces para lidiar con ellas?

Emociones antes de viajar, bonus extra:

Consejo para antes de viajar, pero también para durante y para después.

Me gusta utilizar el árbol como analogía de algo a lo que quiero invitarte. Un árbol es impresionante normalmente por su altura y por las grandes ramas que puede llegar a desarrollar.  Sin embargo, hay una parte que no se ve explícitamente aunque afecte en el exterior. Sus raíces son las que posibilitan mayores tamaños. A raíces más fuertes y amplias, ramas más impresionantes.

Cuanto más practiques la meditación, mayores serán tus raíces.

Persona meditando
Meditar es esencial para vivir tu viaje al cien por cien.

Por eso este blog se va a dedicar a viajar por el mundo, pero también a invitarnos al mayor viaje posible: el viaje hacia nuestro interior. Empezamos por este post.

De momento, si te cuesta meditar, sólo decirte que no te preocupes porque no debes pegarte horas sentado o sentada en una misma postura. Con 20 segundos de “observación” estás haciendo más de lo que solemos hacer viviendo entre tantos estímulos. ¡Verás cómo desarrollas tu paciencia! Escoge la postura que más cómoda te resulte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.